Omella pide la intercesión de la Virgen de la Merced para acabar con la pandemia

 In Noticias

La basílica de la Merced ha presentado una imagen muy diferente a la de los años anteriores con un número reducido de asistentes, así como de presbíteros que disfrutaban de la fiesta de la princesa de Barcelona. Quien no ha faltado a la cita ha sido el cardenal Juan José Omella que ha presidido la Misa Mayor, acompañado de los obispos de Terrassa, Mons. Josep A. Saiz y Mons. Salvador Cristau y Sant Feliu de Llobregat, Mons. Agustí Cortés. Por otro lado, el provincial de la orden mercedaria de Aragón, José Juan Galve; y  también los dos obispos auxiliares de Barcelona, Mons. Antoni Vadell y Mons. Sergi Gordo.

«Virgen María de la Merced, ayúdanos a recibir del Señor el coraje necesario para confesar nuestra fe en todas partes y en cualquier circunstancia, por la concordia y la paz, por el bien de todos y no solo de unos pocos». El arzobispo de Barcelona ha pedido a la Virgen María su intercesión: «líbranos de todas las cadenas que nos impiden vivir en una sociedad libre y fraterna».

«Madre, intercede por nosotros para tener la fuerza necesaria para crecer en comunión»

Las primeras bancadas ocupadas por las autoridades institucionales y la hermandad de la Merced, que este año presentaban una nueva fotografía a causa del uso de la mascarilla y la distancia de seguridad, han escuchado atentamente como el cardenal pedía fuerza a la patrona de la ciudad para ir todos juntos. «Madre, intercede por nosotros ante tu Hijo porque nos conceda la fuerza necesaria para crecer en comunión. Que el demonio de la división y de la crítica, del recelo y de la sospecha, no haga mella en nosotros» ha implorado el cardenal.

Por el fin de la pandemia

Durante la homilía el arzobispo ha explicado un «secreto» que lo impresionó de su encuentro con el papa Francisco ahora hace unos días. «El Papa me comentó que el limosnero del vaticano es cardenal. Fue enviado a un país que está pasando momentos muy difíciles y me quedé impresionado de donde se alojó. Se fue al albergue y pasó la noche en una de las literas con todos los transeúntes. Me sentí avergonzado, me dije a mí mismo “¿yo sería capaz de hacer eso?” Qué bonito testimonio, pero ¿y tú? ¿Y yo? ¿Qué hacemos?».

También ha tenido tiempo de solicitar ayuda a la Virgen María de la Merced para poner fin de la pandemia. «Ponemos en tus manos la pandemia que nos angustia y sus efectos dolorosos. Así lo hicieron nuestros antepasados en 1821 durante la pandemia de la fiebre amarilla y experimentaron tu protección».

«Sé nuestra estrella, luz en las noches oscuras»

«Virgen María de la Merced, Princesa de Barcelona y madre de los apóstoles, sé nuestra estrella, luz en las noches oscuras; haznos mensajeros del amor de Cristo a los más pobres y líbranos de todas las adversidades, incluso, de la muerte eterna. Santa María de la Merced, Princesa de Barcelona, reza por nosotros y no permitas que nunca nos separemos de ti, nuestra buena madre» ha finalizado el cardenal Omella.

Este año la Virgen María de la Merced que corona el altar mayor se ha quedado sin la tradicional subida al cambril pero ha podido recibir el aprecio de su pueblo que ha pedido su intercesión para cuidar de la ciudad ante la gran incertidumbre que vive el mundo.

Fuente: Arzobispado de Barcelona

 

Recent Posts
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

merced-aragon-elpuig